El servicio Jesuita a Refugiados SJR -Acompañar, servir, Defender


 post1203_pic1Este Servicio, creado por el P. Pedro Arrupe en 1980, tiene la misión de acompañar, servir y defender la causa de los refugiados y desplazados. Trabaja en más de 50 países de todo el mundo. Cuenta con más de 1.000 empleados entre laicos, jesuitas y otros religiosos y religiosas para dar respuesta a las necesidades de educación, salud (entre otras) y prestaciones sociales de 500.000 refugiados y desplazados, de los cuales más de la mitad son mujeres. Ofrece sus servicios a los refugiados independientemente de su raza, origen étnico o confesión religiosa. 

El acompañamiento significa mantenerse firmes junto a la gente en el exilio. Aun cuando la atención de los medios de comunicación suele fijarse en el último conflicto o crisis emergente, el SJR continúa defendiendo los derechos de los desplazados que han quedado en el olvido. Este servicio ha redoblado sus esfuerzos contra el uso de la detención de inmigrantes. Y los retos nunca han frenado el firme compromiso de los voluntarios que se han unido al SJR. El SJR desarrolla importantes proyectos en países de África Oriental (en 5 países), Occidental (4), en Grandes Lagos (3), y África Austral (6). También en Asia del Sur (3) y del Pacífico (6) También en América Latina y el Caribe (6), en Europa (12), y en Estados Unidos y Canadá.

Con motivo del Día Mundial del Refugiado, el 20 de junio de 2008, el SJR se dirigió a los gobiernos de todo el mundo para instarles a incrementar la ayuda humanitaria a las poblaciones en situación vulnerable y a tomar medidas para aumentar la producción alimentaria en los países en desarrollo. El SJR recuerda a los gobiernos la obligación de estos de proteger a los refugiados y les alienta a tomar medidas para promover la autosuficiencia de las personas desplazadas. Por ejemplo, en países como Uganda y Tailandia, el SJR se empeña en garantizar la seguridad alimentaria a los desplazados en las zonas de conflicto, que es esencial para evitar nuevas crisis de desplazamientos. La violencia, las infraestructuras inadecuadas, la falta de trabajadores humanitarios, factores políticos y condiciones medioambientales son obstáculos siempre presentes a la hora de ofrecer protección a los refugiados. 

Pueden contactar la página web: http://www.jrs.net (en inglés JRS, equivalente al español SJR). Su revista “Servir”, aparece en marzo, septiembre y diciembre, ya está en el número 46; para contactar: servir@jrs.net 

Otro frente común de dedicación y esfuerzos sostenidos es el que representa la “Coalición Española para acabar con la utilización de niños y niñas soldados”, que está integrada por Alboan, Amnistía Internacional, Entreculturas, Fundación el Compromiso, junto al Servicio Jesuita a los Refugiados y Save the Children. Esta coalición forma parte de la coalición internacional Coalition to Stop the Use of Chile Soldiers, creada en 1998, con el objetivo de acabar con el reclutamiento de niños y niñas para ser soldados, asegurar el desarme, la desmovilización y promover su reintegración en las comunidades (DDR). Desde la Fundación Entreculturas -cuya sede local para Madrid está en esta Residencia- se promueve tenazmente este objetivo en favor de tantos niños y niñas aún soldados. 

En España, se proyectan colaboraciones específicas del SJR con el Servicio Jesuita a Migrantes – SJM, que la Compañía de Jesús ha creado el año pasado, y cuyo primer acto público en Madrid tuvo lugar en esta Residencia de la calle Maldonado, el 16 de abril de 2008. El SJM es una red de entidades de la Compañía de Jesús en España, cuyo objetivo es acompañar procesos de personas o familias migrantes, de asociaciones de inmigrantes y de otros colectivos sociales. Implica el estudio de las transformaciones sociales, la reflexión sobre nuestra acción, la sensibilización y la defensa legal. La red incluye a jesuitas y otras personas que comparten el mismo objetivo. Este servicio realiza una importante colaboración con sus equivalentes en América Latina, Europa y norte de África. 

Cómo no agradecer tantas buenas iniciativas en favor de quienes son víctimas en nuestro mundo. Agradecemos a quienes han colaborado recientemente con el SJR, como el P. Juan José Aguado, S.J., que nos ha contado vivamente experiencias impactantes de sus meses en la República Democrática del Congo, y también a quienes han sido destinados recientemente a trabajar en SJR, como hace casi un año el P. Daniel Villanueva Lorenzana, S.J., y más recientemente el P. Jaime Moreno Rexach, S.J. Siempre contarán con nuestra oración, y lo que seamos capaces de aportarles. Si alguno de nuestros deseos de abrirnos a nuevas realidades de las personas sufrientes, y de colaborar para su mejoría, fueran por estos caminos de colaboración, adelante sin dudar. Son caminos del Señor. 

“El SJR lo considero como un nuevo y moderno apostolado para la Compañía en su totalidad, de gran importancia para hoy y para el futuro, y de un gran beneficio espiritual también para la Compañía”. (Pedro Arrupe, 14 de noviembre de 1980). 

José Francisco Arrondo Vázquez, S.J. 

Publicado en La Hoja Borja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: