Vigésimo noveno domingo de tiempo ordinario

¿QUIEN MANDA? Las cosas no le iban demasiado bien al Maestro nazareno. Se acercaba a Jerusalén, sede del gobierno civil y religioso del país, y la tensión había aumentado por instantes. No hacía falta ser profeta para adivinarlo. Se volvió a sus discípulos que lo seguían llenos de miedo -tal vez ellos también lo sospechaban, … Sigue leyendo