A la salida de Jericó

En medio del desierto de Judea, Jericó aparece como un oasis, verde y fértil. Se le llama también “la ciudad de las palmeras”, árboles que no eran mero adorno, sino que se cultivaban a causa de sus dátiles. Fue precisamente en tiempos de Herodes la época de mayor cultivo. Durante el período romano Jericó se … Sigue leyendo