A la salida de Jericó


En medio del desierto de Judea, Jericó aparece como un oasis, verde y fértil. Se le llama también “la ciudad de las palmeras”, árboles que no eran mero adorno, sino que se cultivaban a causa de sus dátiles. Fue precisamente en tiempos de Herodes la época de mayor cultivo. Durante el período romano Jericó se mantuvo en alza como centro productor de bálsamo y otros árboles aromáticos. Herodes consiguió canalizar las aguas del oasis y llenó Jericó de hermosos jazmines. Esta frondosidad perdura hoy día. El oasis, gracias a las abundantes fuentes y a los sedimentos dejados por los meandros del río Jordán (el-Gor) ocupa hoy una extensión de más de 5 kilómetros de diámetro. Su fertilidad y la benignidad del clima en invierno hacen del área de Jericó un lugar residencial envidiable. Es la ciudad más baja del mundo, situada a 300 metros bajo el nivel del mar. La actual Jericó tiene unos 13.000 habitantes. En 1967 Israel ocupó la ciudad y desde entonces está bajo su dominio, aunque teóricamente siga perteneciendo a Jordania.
Eran conocidas y famosas las rosas de Jericó (Ecl 24,14), aunque no se tiene seguridad de que estas rosas sean las flores que hoy conocemos por tales. Algunos creen que se trataría de las adelfas, flores típicas de los climas cálidos. En todo caso Jericó es un autentico vergel. Un oasis en la hondo-nada del río Jordán situado a 250 metros bajo el nivel del mar. Su fertilidad se la da a esta tierra la llamada Fuente de Eliseo. La tradición decía que había sido Eliseo, el profeta discípulo de Elías, quien había purificado y hecho fecundas estas aguas, antiguamente salobres (2 Reyes 2,14-22)
Jesús estuvo familiarizado con todo el distrito de Jericó. El lugar de su bautismo por Juan no estaría lejos de la ciudad. Y el escenario de la tentación al mostrarle y ofrecerle, desde un monte alto “todos los reinos del mundo y su gloria” (Mt 4,8) la tradición lo sitúa en el monte de la cuarentena a 4 Km. de la actual Jericó; desde su cumbre podía contemplarse perfectamente el fascinante mundo creado por la dinastía de Herodes en el oasis de Jericó. Jesús hizo que ruta que lleva a Jericó se convirtiese en escenario de su parábola del Buen Samaritano (Lc 10,30) El camino que Jesús tomo en su última visita a Jerusalén, camino de muerte, le llevó a Jericó. Aquí devolvió la vista al ciego Bartimeo, convirtió al rico publicano Zaqueo y se hospedo en su casa (Lc 19, 1-9); en esta ciudad de aduanas y bancos pronuncio su parábola pronunció su parábola de la “minas” (moneda tipo en Grecia), que debían negociarse en ausencia del amo (Lc 19,11 ss)
El texto evangélico apenas ofrece datos sobre quién es Bartimeo – aunque conserva su nombre, detalle poco frecuente en las historias de milagros- y sobre el origen de su ceguera, etc.
En este episodio, Bartimeo tiene algo del Job bíblico, este personaje que se rebeló frente a Dios porque consideraba que eran inmerecidos sus dolores: enfermedad, ruina, abandono por parte de sus amigos (Job 3,1-14; 20-23; 6,2-4) Al final del libro de Job, éste le dice a Dios las mismas palabras que aparecen en boca de Bartimeo:”Yo te conocía solo de oídas, pero ahora te están viendo mis ojos” (Job 42,5) Aunque debemos huir del dolor, tratar de esquivarlo, reducirlo y combatirlo, para ser fieles a la voluntad de Dios de la vida, a veces no podemos escapar de él. Y tenemos que someternos a nuestra limitación. En este caso, la aceptación activa del dolor, puede hacernos más maduros, más tolerantes, más comprensivos. En una palabra, más sabios ante la vida. Y también más sabios ante el misterio de Dios. El dolor puede servir de puerta a una nueva forma de ver la realidad de Dios. Como sucedió con Job y con Bartimeo.
(Hermanos López Vigil. Un tal Jesús. nº 88)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: