Fiesta de la Inmaculada


Sucedió de un modo inesperado.

Ahora la noche está serena y su silencio lo inunda todo, invitándome a proclamar a voz en grito un canto de alabanza y bendición, de acción de gracias y de alegría. Un canto entonado desde lo más profundo de mi corazón de Madre recién estrenado.

Estaba ocupada en el quehacer cotidiano y de pronto sucedió. La Presencia de Dios lo llenó todo de luz y de gracia. Lo hizo como solo él sabe hacer: careciendo de medida, desbordando sin proporción mi vida, pequeña y pobre, pero confiada y segura como criatura en su regazo. Y estoy segura que también irrumpirá así en tu propia vida.

No temas, deja que suceda. Háblale de corazón mientras El pronuncie su Palabra sobre ti, como hizo en mí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: