Pedidos en el templo

La ley de Israel obligaba a que en las tres fiestas principales del año todos “comparecieran ante Dios” en el Templo de Jerusalén. No estaban obligados los sordos, los idiotas, los niños, los homosexuales, las mujeres y los esclavos no liberados, los tullidos, los ciegos, los enfermos y los ancianos, norma que deja ver quienes … Sigue leyendo