El radicalismo itinerante


La sociología literaria investiga los contactos
entre los textos y el comportamiento humano. La
tradición de las palabras de Jesús en el cristianismo
primitivo representa un problema sociológico, ante
todo porque Jesús no fijó por escrito sus palabras.
Una tradición escrita puede mantenerse durante un
cierto tiempo, una tradición oral, por el contrario,
está en manos de los intereses de sus transmisores y
destinatarios. Una palabra como la de Lucas 14,26,
parece fuerte como principio de convivencia
humana: “ si alguien viene a mí y no odia a su padre,
a su madre, a su mujer, a sus hijos, a sus hermanos y
hermanas e incluso a su propia vida, no puede ser mi
discípulo”. Un radicalismo ético hace de las palabras
de Jesús algo absolutamente inservible para regular
el comporta-miento diario. Y se plantea el problema:
¿Quién ha transmitido oralmente semejantes
palabras durante treinta años o más? ¿Quién las ha
tomado en serio?
Los dichos de Jesús sostienen una práctica
(ethos) de desarraigo. La llamada al seguimiento
significa el abandono de la estabilidad local. Los
llamados abandonan barca, campos, mesa de
impuestos, casa. Un seguidor recibe de Jesús la
siguiente información: “las zorras tienen madrigueras
y los pájaros del cielo nido, pero el hijo del hombre no
tiene donde reclinar su cabeza (Mt 8,20) Este desarraigo
en el seguimiento de Jesús no se practicó solo en
los tiempos de Jesús. La Didajé ( o Enseñanza de los
Doce Apóstoles, su composición data de los años 70)
conoce, por ejemplo, carismáticos cristianos itinerantes,
de los que se dice que practicaban el estilo de
vida del Señor.
La renuncia a la estabilidad incluye la ruptura
de las relaciones familiares. De ahí que el profeta
cristiano no era estimado en mucho en su ciudad
natal y en su casa (Mc 6,4) Difícilmente se puede
esperar de las familias abandonadas que lo hayan
honrado como a un héroe. Aunque muchos llevaban
consigo a sus mujeres en su itinerancia (1Cor 9,5).
Otra característica de la tradición de dichos es
la crítica de la riqueza y posesiones: la renuncia a las
posesiones forma parte del pleno seguimiento (el
joven rico, Mc 10,17).
Podemos decir que el radicalismo ético de la
tradición de dichos es un radicalismo itinerante. Se
practica y transmite únicamente en condiciones de
vida extremas: solo aquel que está liberado de las
ataduras cotidianas del mundo, que ha abandonado
casa y hogar, mujer e hijos, que deja a los muertos
enterrar a sus muertos y toma por modelo a los
pájaros y a los lirios, sólo ése puede practicar como
obligación la renuncia al domicilio, familia, posesiones,
al derecho y a la defensa. Únicamente carismaticos
vagabundos podía hacer tal cosa.
Como marginados sociales, los carismáticos
ambulantes cristianos primitivos tuvieron que
encontrar ayuda, ante todo, entre aquellos que
estaban, ellos mismos, al margen de la sociedad:
entre los miserables y oprimidos, entre los pobres y
hambrientos, a quienes proclamaban dichosos con
sus palabras. El hecho de que aquel rasgo característico
de la tradición de Jesús, la referencia a los desclasados
social y religiosamente, a los publicanos y
prostitutas, quedase conservado, tenía que estar en
conexión con el hecho de que los transmisores de las
palabras de Jesús se encontraban, ellos mismos, en el
estrato más bajo de la sociedad. Y otro dato importante:
la tradición de dichos remite a zonas rurales.
Piénsese en el mundo de imágenes de las parábolas.
En ellas aparecen pequeños campesinos, jornaleros y
arrendatarios, pastores y dueños de viñas. En ellas se
habla de siembra y cosecha, de campo y mala hierba,
de rebaños y peces.
(Gerd Theissen. Estudios de sociología del cristianismo
primitivo. Ediciones Sígueme. Pp.13-40)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: