Fariseo y publicano


El piadoso y el granuja son “el fariseo y el publicano”. Son el decente y el sinvergüenza, el hombre religioso y el pecador. Al contar esta historia, Jesús hace una dura crítica a la piedad orgullosa de su tiempo y de todos los tiempos. También está hablan-do de su conducta personal: Jesús estuvo habitual-mente rodeado de estos granujas y sinvergüenzas, algunos de ellos formaron parte de sus discípulos más cercanos y su buena noticia fue dirigida a ellos. A Jesús le simpatizaba esta gente. Al hablar y actuar así estaba revelándonos, en su vida y con sus gestos, cómo es Dos. Un Dios cercano a los miserables y alejado de los que se creen perfectos.
El movimiento fariseo, compuesto por laicos varones, tenía mucha importancia en tiempos de Jesús. Se calcula que contaba con más de 6.000 miem-bros por entonces. Aunque los jefes del movimiento eran personas instruidas y de clase social elevada, tenían muchos adeptos entre las clases populares. Sus comunidades eran cerradas -como sectas-. Se consi-deraban los buenos, los salvados, los predilectos de Dios. Para entrar a formar parte de estos grupos fariseos se seleccionaba mucho a los candidatos y había un período de formación de uno o dos años.
El centro de la práctica farisea era el cumpli-miento escrupuloso de la Ley, según la interpretación que ellos mismos hacían de la Escritura. En tiempos de Jesús habían establecido 613 preceptos en la Ley. De ellos 248 mandamientos eran positivos y 365 eran prohibiciones. Convertían así la voluntad de Dios -la Ley- en un yugo pesado y agobiante. Los fariseos despreciaban profunda-mente a la masa del pueblo y estaban convencidos de que era gente incapaz de conseguir la salvación. Gran parte del mensaje de libertad y esperanza de Jesús recobra su sentido al contraponerlo al estilo de vida que llevaban y trataban de imponer los fariseos.
Los fariseos habían logrado captar a algunas capas populares, porque eran anticlericales. Estaban en contra de la jerarquía sacerdotal y proclamaban que la santidad no era solamente cosa de sacerdotes, sino que cualquier fiel laico podía llegar a ella. Sin embargo, esta verdad la desvirtuaron profundamente al interpretar en la práctica en qué consistía ser santo. Lo reducían todo a cumplir escrupulosamente una serie de actos piadosos: ayuno, limosna, rezos. Eran formalistas, y vivían de ritos. Salvarse para ellos era una cuestión de acumular más y más méritos. Ayuna-ban los lunes y los jueves (la Ley sólo ordenaba un día de ayuno al año), pagaban al templo impuestos (los diezmos) hasta por yerbas insignificantes, marcaban fanáticamente la distancia con “los pecadores”. Estos eran, justamente, los glotones y borrachos, los que entraban en juegos de apuesta, los que estaban meti-dos siempre en trampas y engaños…Los “granujas”.
El mensaje constante de Jesús -en gestos, palabras, en parábolas- de que Dios está interesado especialmente por los pecadores, por los sinvergüen-zas, de que éstos están, en consecuencia, más cerca de Dios que los piadosos, provocó siempre una airada protesta de parte de los fariseos. Aquello les era intolerable, pues siempre habían vivido seguros de su piedad. Y eso es justamente lo que Jesús les echaba en cara. El Evangelio viene a decir que no hay nada que aleje más al hombre de Dios que la piedad segura de sí misma. Los fariseos creían que a los granujas les era prácticamente imposible salvarse. Jesús invierte todo: a quien le es difícil la salvación es al hombre “piadoso”, porque lo que le separa de Dios no son esos pecados tan gordos, sino esa piedad que conduce a la insolencia, a la soberbia, a la seguridad, esa actitud en la que prácticamente no hay esperanza de conversión. Los granujas, por el contrario, están más abiertos a la humildad, a reconocer sus faltas ante Dios.
(Cf. UN TAL JESUS. López Vigil. T.2 pg.618-619)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: